Translate

lunes, 14 de julio de 2014

Poesía




                          Edward Burne-Jones





Elogio de tu gemido


Semejante a lo que convocan
los tambores batá cuando anuncian la entrada
de un orisha en el ruedo sagrado;
algo así debió ser el plañido de la flauta
del Dios Pan o el soplo letal de la séptima trompeta
del Apocalipsis.  Lo único cierto es que en esta danza tribal
en la que muevo mis caderas con violencia y tú gimes,
y vuelves a gemir si me detengo,
la música que mana de tu boca mojada
con agua de mi boca me lleva al punto
de donde no hay regreso y en donde no hay cordura.
Bendita sea la madre que te dio esa voz, baby-boy,
y tu lengua que canta, que consagra, que impone
un ritmo a nuestros cuerpos, un sonido incendiario

a esta pasajera pérdida de identidad y de memoria.



No hay comentarios:

Publicar un comentario