Translate

viernes, 18 de abril de 2014

Dos entrevistas




Foto: Leonor Álvarez-Maza



Una entrevista de Teresa Dovalpage a Chely Lima, en El Diario de Cuba. 



Una entrevista de Carmen Karin a Chely Lima, en La Peregrina Magazine



lunes, 14 de abril de 2014

Poesía




Benjamín García






Reconocimiento

Estoy desenterrando mi rostro,
que es todos los rostros de mi tribu.
Trabajosamente los extraigo de la oscuridad,
los cuelgo de las estacas de afrenta que plantaron
sobre cada una de sus tumbas, mi tumba.

En el ojo derecho desamparo, una risa estridente
bajo el párpado izquierdo, un tic, la boca torcida,
pintada a veces, un poco rota, des-besada.
Sellos de infamia en las mejillas, triángulos imposibles,
vestiduras rasgadas. La lengua árida.

Un dogal de negación: Serás, serás, serás
como tienes que ser. Serás como no puedes ser,
como te obligan a ser a punta de miedo.

Mi tribu fantasma escondida en ropas ajenas.
Mi propia tribu esparcida por el mundo. Multicolor.
Con las alas fracturadas. Nocturnos sin remedio.
Enloquecidos. Vendiendo el último peldaño
de la escala de Jacob. Caras crispadas.
Antifaces de nunca-jamás. Mi rostro.
La faz vulnerada de lo que somos.
La masticada gloria de lo que somos.

Estoy reconstruyendo con un puño apretado
en el bolsillo. Reconstruyendo mi tribu,
mi rostro por primera vez sin máscara.


domingo, 13 de abril de 2014

Poesía





Rubenimichi





Lo que les dijo el licántropo

Voy a toda velocidad porque llevo
un cuerpo en el maletero del auto.
Y puse música en la radio tratando
de cubrir los gritos. Los gritos.

Empero nadie podría detenerme,
Nadie.  Nadie me va a demandar.
 Y es que el cuerpo que llevo
maniatado, embozado, cubierto
de kama salila, fosforescente
escama de esturión en la medianoche,
ese cuerpo es el mío.

Es el mío, señor agente, mírelo
retorcerse, mírelo no más:
Es la negación
de la negación, y si cree usted
que esa doble vuelta de tuerca
sirve para afirmar, se equivoca.

Un cuerpo que se mira en el espejo ajeno
no es un cuerpo confiable.
Un cuerpo que se mira en el espejo
de los que se miraron en otro espejo ajeno, 
un espejo enemigo -y con eso ya son dos
espejos y dos los enemigos…

Un cuerpo que es una mutación, que pertenece
a una subespecie ignota. Un cuerpo
como una bestia salvaje, que muerde
si lo acaricia la mano errada.

Un cuerpo sin domesticar.

Madre, tu hija es un lobo, óyela ladrar
a la piel de cordero que le designaste.

Padre, tu hijo es un lobo, óyelo ulular
mirando la luna llena en el sexo de otro hombre.

Hermanas, dieron cobijo a la persona equivocada.
Hermanos, me han dejado acechar tras la tapia,
sin saber que mis pupilas calcinan la cómoda sombra,
que mi lengua gotea veneno. Que mis garras
están ávidas de sangre siempre, siempre.

Que un licántropo se quiere alimentar
solo del cuerpo de los dioses,
y tiene a cambio que saciarse en las túrbidas linfas
de los que acostumbran a pacer en manadas.

Atrás, cazadores de colmillos embotados.
Atrás, pastores trémulos y perros ovejeros.
No hay una sola bala de plata en vuestras escopetas
mercadas con el sudor de las frentes.

Y ténganle mucho miedo al plenilunio,
que un día
las plazas, las playas, los santuarios,
las autopistas de vértigo,
las estúpidas oficinas,
las discotecas de plástico
de esta inmunda ciudad
se llenarán de aullidos.





Memorias del tiempo circular, cuatro novelas breves (sobre el autor)







"Memorias del tiempo circular", un nuevo libro de Chely Lima, con una entrevista al autor, en el MiauBlog de la Fundación Cuatrogatos.



Tres razones para admirar a Chely Lima, presentación del escritor Antonio Orlando Rodríguez para el lanzamiento de "Memorias del tiempo circular", en su blog oficial de autor.


Presentación de "Memorias del tiempo circular" en la Revista Conexos.






                                                                                        Gráfica de Ignacio T. Granados
                                                                                         sobre una foto de Leonor Álvarez-Maza





Poesía





Svend Rathsack (Danish, 1885-1941) Cain and Abel c.1910





Razones
                   
Por el sitio al sol en donde no pude jamás echarme.
Por el rostro demudado que me enfrentó desde el espejo.
Por la mirada de aprobación que no recibí de los míos.
Por el candado que me selló la boca en casa de mi padre.
Por lo que no fui y fingí ser para evitar los palos.
Por las verdades que me tragué y se trocaron en ceniza.
Por la oscuridad que anidó debajo de mis ganas.
Por el miedo al monstruo, por el miedo
a lo que yo era realmente, a lo que sigo siendo.
Por el desprecio que me hubieran dedicado de saberlo.
Por la búsqueda desoladora de lo prohibido.
Por los placebos insípidos que me intoxicaron de asco.
Por los amigos que se suicidaron. 
Por los que se convirtieron en sombras
y se retorcieron tanto que dejaron de ser ellos.
Por lo que esperaban de mí y jamás pudieron obtener.
Por la saliva, la bilis y la sangre 
que se me agolpan en el gaznate
cada vez que pienso, cada vez que recuerdo,
cada vez que escucho.  Por eso.  Por todo eso:

Sin piedad, sin cuartel, sin descanso.  





Poesía





R. H. Ives Gammel




Vampiro

Vida, dilo, repítelo: vida vida vida,
y del otro lado vida que desconocemos
y que llamamos muerte, y que tememos.
Esta chaveta, mi amor, de zapatero de Hermes,
atravesando lo que he sido y lo que soy.
Esta boca con hambre de belleza que se abre,
muda, torturada, como la de un pez fuera del agua.

Mis alas de monstruo batiendo en la oscuridad.
Mi voz llamándote sin reposo, mi mano tanteando el aire
frío, en la búsqueda de tu sexo y tu yugular.
Mis colmillos listos para morder.
Mi corazón listo para alimentarse de tu fulgurante yo.

Los lobos nos cantan, ¿puedes escucharlos?,
los omnipresentes niños de la noche.
Y todas las rosas negras, las rosas digitales que esparcí
delante de tu puerta, rezuman sangre.

Te voy a tomar mientras duermes.
No duermas ya nunca.
Te voy a exprimir como a un racimo de uvas griegas.
Te voy a borrar de la memoria el vino aguado
que has bebido hasta hoy,
y el sabor de la primera hora del alba.

Veo estacas que apuntan, que amenazan, rígidas.
Veo hogueras ardiendo sobre las terrazas
y un sol púrpura quebrándose en el lomo del oeste.

Por la primera y la última vez serás huésped

del que no se refleja en los espejos.





Poesía




Francine Van Hove 





Preguntas

¿Me has visto alguna vez en la ciudad
poniendo combustible a un auto viejo,
zarrapastroso, casi verde,
con una dentellada en el costado?

¿Me has visto caminar mirando arriba,
al hervidero de las nubes, a los rascacielos nítidos,
al ojo eventual de una cámara,
al roto por donde se escapa el ozono del cielo?

¿Me has visto cuando voy tan metido en mí
que soy más yo que nunca,
y soy como no soy,
o como soy solo en los sueños?

¿Puedes decirme quién soy?
¿Puedes decirme qué soy?
¿Me has podido ubicar en un catálogo?

Me buscaste los ojos,

¿y me has visto?