Translate

lunes, 24 de marzo de 2014

Poesía




                Robert Sammelin






Urano púrpura

                                                                                  

Yo te rezo, padre-planeta, Loco,
dios mío de las rientes desolaciones.
Por detrás de mi yelmo de Saturno
estoy mirando, estoy venerando
esa mujer de rostro equívoco que eres,
que no pasa por tal por más que se maquille.

Dios nocturno, hermana de los gatos,
lengua de colibrí, plenilunio de aquelarre.
El que pudo salvarse de todas las hogueras:
La que asusta a los párrocos y los predicadores.
Dios que habla con voz de violonchelo,
mujer que no abulta el escote pero enseña
unos pezones del color de la flor de la picuala.

Dios mío de boca de pan tierno,
mujer que se guarda una vara de caramelo
adentro de las bragas de encaje.
Dios-mujer con faldas que ronronean,
que aletean alrededor de sus rodillas
como un enjambre de libélulas borrachas.

Hazme bendecir lo que soy, este absurdo híbrido
que clava la lanza de la que carece, y se derrama
para preñar a sus varones a la par que agita
estas alas de arcilla, estas flamígeras. 
                                      Madre Urano, 
mujer que tuvo que cambiarse el nombre.






No hay comentarios:

Publicar un comentario