Translate

martes, 29 de octubre de 2013

Poesía



             
             Zdravko Ducmelic




La canción del independiente

Me fui, y en casa me dieron por muerto.

Cierto que iba a una guerra 
y mi gente me creía un soldado inhábil.

Cierto que afuera el cielo murmuraba unos cánticos
más bien desapacibles.

Me fui, y cuando ellos recogieron su camada, 
yo no estaba,
ya no estuve más.

Pero, remontándome atrás, 
resulta que no estuve nunca:
Nunca nací, nunca hube de beber 
del pecho de mi madre.
Nunca me contentaba con paisajes familiares.
Era frágil, testarudo y silencioso.  
Me mordía las uñas.
No hubo manera de que yo perteneciera a alguien.

A veces sueño que regreso
y la ventana de casa está encendida, esperando por mí.

A saber quién sería si me hubieran prohijado,
si me hubieran dado puerto.
Alguien muy aburrido, probablemente.

Los desembarcaderos están llenos de gente genial, 
     ya se sabe.


No hay comentarios:

Publicar un comentario