Translate

sábado, 14 de septiembre de 2013

Poesía




               Ivan Albright  (Oremos por estos pequeños)




He visitado ayer las ruinas de mi imperio:

La ciudad está abarrotada de escombros
y el polvo atasca el mecanismo de las fuentes.

Un viento áspero mastica 
los ladrillos que nos quedan
y la ceniza forma una cubierta 
en el sitio de colocar el pan.

No sé ahora si existes 
o si yo te inventé mientras vagaba.

No sé adónde irá a parar mi grito.

Quizá naciste de un huevo policromo.
Quizá vengas al rescate de este mago roto 
que insiste en escudriñar la niebla.

Quizá te acercas con tus huestes 
de belígeros alados, bellísimos,
gritando por el oriente con las cabelleras desatadas
y los ombligos resplandecientes como gemas.

Podría reconocer tu rostro 
porque lo he visto en un sueño,
podría reconocer tus nalgas de mármol 
y el pie con que acaricias las estancias.

Soy el último de mi generación, nadie hereda mi sangre.

Pudieron degollarme con una lata abierta.

Soy miserable y gris y sufro de insomnio.

Guardo lámparas que encenderé 
tras llenarlas con mi propio aceite.

Pero resisto y te espero, por encima de todo.

Resisto, porque la noche nunca 
duró más de siete siglos,
y sé que un gallo mítico celebrará desde el atrio
las primeras emanaciones de la luz.



No hay comentarios:

Publicar un comentario