Translate

viernes, 27 de septiembre de 2013

Poesía




                              David Manzur  (El músico de laúd)





                                                   Mi infancia huele a pan recién
horneado,
                                                                                    a sahumerios de alumbre y a picuala.
                                                                                    Ícaro fui: cargué sobre las alas
                                                                                    Un gallo muerto y un beso asesinado…

                                                                                                Alberto Serret, Ícaro




Una mariposa posada en un espejo no sabe 
que es una doble mariposa.

Sus patas se asientan sobre las patas 
de la mariposa que está del otro lado. 
Pero no puede ver que el movimiento levísimo 
de sus alas se repite más allá del cristal.

Una mariposa que se multiplica sobre la superficie 
de agua congelada del espejo es ella misma 
y es la otra.         Es dos en una.

Pegados. Mariposas siamesas. 
Una costura invisible nos une en la línea del espejo, 
el nítido horizonte que divide un lado y otro.

Somos el mismo tú y yo. Mariposas plantadas 
sobre el espejo. Mariposas en vuelo a través 
del espejo del aire. Mariposas con algo más 
que cera afirmando sus alas 
al cuerpo menudo y movedizo.

Ya no más Ícaro: mariposas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario