Translate

martes, 17 de septiembre de 2013

Poesía



 
                    Gordon Stewart Cameron  (Calle Main)






Surfista umbrío



En cada ciudad, por las noches, yo siempre oteo las ventanas:
Diáfanas, altísimas, inaccesibles, iluminadas como faros.

Mi tabla pega tumbos sobre el agua bruna del asfalto,
y las ventanas evocan esa dicha que es 
como el final de fábula
de lo que se narra al pie del fuego.

Ventanas blancas abiertas al pabellón de hospital
donde temíamos morir temprano.

Ventanas ambarinas por los que fuimos
malaventurados en amor y volvíamos a intentarlo.

Ventanas con el color de los faroles chinos,
pregonando una tibia condición de la que estamos
excluidos los raros, los nómadas, los innombrables.

Ventana de la casa que construyó mi padre.
Ventana donde se acodaba mi hombre, el más querido,
para esperar por mí.

Ventana que anuncia que por esta vez, por esta única vez
-y tal vez se trata de una vez que es para siempre-
no somos intrusos
en un mundo que no nos pertenece…

Ventana-fanal de Dios velando por el surfista que atraviesa
el turbulento oleaje citadino mientras busca
con los ojos una ventana a la que aferrarse
cuando todo lo demás le falle.


No hay comentarios:

Publicar un comentario