Translate

viernes, 2 de agosto de 2013

Poesía



                                   Hideki Koh
                           


   

Deslumbramiento

Ellos se han visto por la primera vez
pero no parece la primera.
Cada cual está parado en ese instante
en la cima de un volcán.  Ceñudos,
se miran y calculan.  Los pies insisten
en aferrarse a los guijarros, pero las alas
baten fuerte, crudo, desquiciantes.

Ellos se han visto y algo estalla en alguna parte
sembrando de blanca estupefacción las pantallas.
Titila el agua allá arriba y el cielo fluye por la yugular.
Las máscaras de Dios cubren sus rostros.

En ese instante, los cuerpos se perciben
por debajo de las ropas, no se dejan embridar,
se desesperan.  Los cuerpos son dos bestias
que aúllan, insolentes, insobornables,
insaciables, indecentes, dulcísimos,
anegados en sangre, saliva-miel, licor de eso
cuyo nombre no se dice en público.

Ellos se han visto por primera vez
y son tan familiares como si cada uno hubiera
tomado al otro en brazos al nacer,
como si lo hubiera crucificado,
como si lo hubiera enterrado llorando
en medio de una guerra, como lo hubiera
tenido en una cama.  Ellos se han visto
por primera vez, y ahí mismo los devora el torbellino.
Están perdidos, están muertos, están más vivos
que nunca. Ya no podrán dejar de verse.

Están perdidos.  

     

No hay comentarios:

Publicar un comentario