Translate

lunes, 5 de agosto de 2013

Poesía




           Gustave Moreau  (San Sebastián)





Declaración final de los que ardieron

Estoy en la última frontera. 
Más allá nunca exististe, más allá tampoco existí.

Soy la criatura huérfana de ti y de mí misma.
Soy mi propio vértigo, mi negación,
mi desamparo ya consumado 
y desgastado por el uso.

Estoy a punto de plantar el pie sobre la raya:
Más allá se desdibuja el mundo.
Estoy en el limbo de la sed 
que no existe y no se sacia.
A punto de no hallarme siquiera en la muerte.

Y canto lo que no se define, 
lo que no toma partido, lo que oscila
entre izquierda y derecha, 
malditamente lúcido, bocón, indecible.

Canto mi mano que toca tu cuerpo de varón
 y lo hace temblar
como a una hembra que se somete.
Canto y me río a carcajadas. 
Insolente, bestial, anterior a la mansedumbre.

Mírame y no podrás verme:
Entre los árboles que aúllan 
meneándose a contraviento,
entre la gente con ojos de pescado muerto.
Entre los cadáveres recientes 
y los cuerpos untuosos que se deslizan hacia la vida.

Mírame y paladea lo que canto en silencio.
Tengo mil años y acabo de cumplir los diecisiete.
Mi maldad es tan antigua y deleitosa, tan dulce,
tan repleta de misericordia...
Puedes tenerme una noche pero no más.
Puedes matarme a palos sin saber 
mi verdadero nombre.

Yo soy la mitad del incendiado 
y la mitad de lo que fui,
pero reventé en medio de la noche 
y la vieja piel se desprendió
de mis hombros como una cáscara seca.



1 comentario:

  1. Fuerte poesía , maravilla que hace versos, mundo interior que habla muy a favor de tu intensidad ..Gracias por ello..lo he disfrutado ..

    ResponderEliminar