Translate

martes, 13 de agosto de 2013

Poesía




           Yukio Mishima fotografiado por Tamotsu Yató.  





La boca amarga

Hierba amarga para mi boca,
hierba de la que cultiva el diablo.

La hierba que baten las brujas en su caldero,
y visiones que nacieron por la noche
en la edad del incendio:

Cuerpos hechos de tierra,
cuerpos claros como untados con plata
y cuerpos oscuros, fabricados 
con la parte más candente del sol.

La hierba crepitando en la boca, hierba amarga.
Ven, bajaremos otro par de peldaños
y verás encenderse la oscuridad:
Fuegos que laten calladamente entre las peñas.

Esta es la caverna donde nace el dios,
la caverna que se abre en la noche más profunda.

No le hagas resistencia al sabor amargo 
de mi hierba en tu boca,
la hierba que sólo cultiva el diablo dentro de ti.

La luz ahora no existe. 
El día es una noción desconocida.
Viviremos en esta caverna por una eternidad; 
sólo el sabor
amargo de esa hierba en tu boca, y las visiones.

Un cuchillo en tu mano 
o tal vez un cuchillo brotando de tu vientre.
Hoja afilada, puntiaguda. Hoja vibrátil y caliente.
Quieres clavarla, quieres bañarte en sangre.


Ellos dos, que se miran en silencio, a escondidas.

Y los miras mirarse mientras tiemblan.
Y los ves desnudarse, las manos torpes
como si recién nacieran;
las manos se enredan en las ropas, 
y los cuerpos,
los benditos cuerpos que se sueldan.
Sus bocas buceando.

Sus bocas, que no mastican como tú la amarga hierba.
Sus bocas balbuceando y gimiendo y gritando
lejos de ti, lejos de tus ganas;
protegidos de ti y de tu garra.

Sus cuerpos que se rompen por fin en el estallido último
y entonces dejan de ser tan preciosos, se convierten en dos
fríos cuerpos ajenos, de tierra, de barro, de agua bebida.


Mastica, por favor, la hierba amarga, 
la hierba del diablo en mi boca.

Percibe el áspero dulzor que hay en el extremo
de ese sabor casi metálico.

Cierra los ojos y sueña lo que estás viviendo.
Vive calladamente lo que sueñas:

Sangre en tus manos, sangre en tu boca.
Amargo dulzor de la hierba del diablo.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario