Translate

viernes, 2 de agosto de 2013

Poesía




           Camille Félix Bellanguer  (Abel) Musée d´Orsay, Paris







Maldito, bendito


No es tu boca porcelana de fieltro
masticada por mí
repitiendo mi nombre,
ni tu torso que se curva
como un obsceno alfanje,
ni la suave cordillera de tu grupa
en alto, a la espera,
ni tu sexo que late y engrosa,
productor de melaza.

No es tu espalda marcada
por mis dientes, ni la oreja madreperla
donde anuncié los desmanes que vendrían. 

No son tus párpados de sombra,
ni la fruncida rosa en la que
planto mi lengua, ni el olor a salvia
que te empapa los flancos. 

No es la áspera floración
que te cubre las mejillas mal afeitadas,
ni tus clavículas de cal, ni el gesto ambiguo
con que te entregas.  

                                   Es todo:
El brutal esplendor que nos circunda. 
Mi pobreza para deletrear
la gloria.  El miedo purísimo
con que accedes a yacer debajo de mí. 
El calor de esta tarde
que jadea como yo, mirándonos,


mirándonos.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario