Translate

martes, 13 de agosto de 2013

Poesía




                    John Folley  (San Sebastián)






Carta desde el infierno

¿Nadie le da albergue al peregrino, 
mi dulce dios de las encrucijadas?

Este viaje largo y la luz que no asoma.

El peregrino busca la luna detrás del eleggua
que lleva entre los ojos, 
y que una vez tuvo otro nombre
cuando fue el escriba mayor 
de los dioses del Nilo, su Mensajero.

El peregrino busca la luna de leche, 
la luna de plata viva. 
Porque detrás de la luna, siempre, habita el sol.

¿Nadie le presta un techo al peregrino? 
No hay templos a su paso, ni tabernas,
es el abandonado de sí mismo, 
el que no se mira en un espejo,
el que sueña.  El que remienda 
lo que queda de su cuerpo.

Quizá lo que quiere el peregrino es volverse loco.

Quizá mira hacia arriba 
acechando las constelaciones. 
El oso que lo guíe.

La lumbre cierta como una pedrada 
en el ojo transido del cielo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario