Translate

miércoles, 31 de julio de 2013

Poesía




                Foto de Jorge Warda

      




Discurso de la amante


1

Por esta vez
solo pretendo que     
la luz polvorienta
de mi lámpara de cabecera     
irrumpa en tu cuerpo
mientras te desnudas para mí,
mientras te sientas en el borde de la cama,
ligeramente inclinado hacia delante
y me miras
con esa caída de ojos peculiar
que dice: Tómame.


2

Lo que hacen los osos como yo
cuando encuentran un panal.
Dos dedos que exploran la dulzura,
el oído alerta a tus zumbidos,
cúmulo apretado de abejorros pálidos.
Cerrar los ojos para adentrarse,
arder, repetir el movimiento.
Vivir a través de las prolongaciones
de la mano, convertirse en mi mano
penetrante, rítmica, absorta 
en un discurso sin palabras. 
Adentro, adentro, adentro.


3

Quiero comer tu carne y beber tu sangre
como se hizo desde siempre con los dioses.
Quiero oírte decir con la voz ronca –voz de puta
y de virgen, voz de hombre que incita al mal
amor, a amor del bueno- que quieres que te bese.
Quiero hacerte llorar contra la cicatriz que me cruza
el pecho y entender que esa es mi única cura.
Quiero quererte para siempre, quiero violarte
con tu consentimiento, quiero albergar en la zurda,
que es mi mano de suerte, la culebra que se despereza,
anturio, pájaro mojado, flauta de azúcar viva, 
entre tus muslos. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario