Translate

viernes, 24 de junio de 2016

Yo te convoco, musa macho con astas que revolotea en torno a mis hombros cuando escribo...



Sascha Schneider





Yo te convoco, musa macho con astas que revolotea en torno a mis hombros cuando escribo.  Duro, ríspido, ingobernable.  Te convoco, te llamo, pido por ti en esta tarde de musas blandas y anémicas que cantan a coro ese estribillo en el que no quiero reparar.

Cuando bramo como un loco pegando puñetazos sobre el teclado, eres tú quien brama.  Cuando narro con la lengua mordida la desazón y el odio y la lujuria, eres tú quien narra, quien escupe saliva y sangre contra la pantalla blanca y acechante.

Sal de la oscuridad.  Definitivamente.  Haz restallar el látigo mágico que quiere morder en la piel de los malos mercaderes.


No sé de otros ojos en los que me quiera mirar.  No sé de otra pupila que me pueda servir de espejo ahora.  Solo tú.  Indecente y magnánimo. Y mío.



lunes, 13 de junio de 2016

Te miro desde mí, desde adentro...



Pedro Ruiz - Gabriel Vasco (2003)




Te miro desde mí, desde adentro.   Desde el rostro que salió a la luz.  Desde la espera.  Mi máscara en el suelo, hecha pedazos.  Invéntate un nuevo idioma para hablar conmigo.  Invéntate, invéntame.  Y hablemos.


jueves, 9 de junio de 2016

Tomar de la noche lo que el día no nos da...



Gustave Boulanger




Tomar de la noche lo que el día no nos da: Su silencio, sus tintes neblinosos, su forma de cantar con el viento. Los párpados repletos. Una espiral que lentamente se desplaza por entre las visiones. Los sueños en los que somos otro.  La cálida visita de los muertos.  El aroma de un fruto que no existe.


sábado, 4 de junio de 2016

Los antiguos dioses levantan la cabeza: Están resucitando...



Livio Scarpella




Los antiguos dioses levantan la cabeza: Están resucitando. Poco a poco. Nos adentramos en lo que queda de un bosque y de nuevo se deja escuchar el caramillo que enmudeció hace siglos. Las pezuñas de los jóvenes faunos dejan huellas sobre la hierba tierna. Un murmullo de risas anuncia una ronda de elfos. Amanecen ninfas dormidas entre los surcos de la tierra labrada. Y hay más: los dioses se están tomando las viejas y corruptas ciudades. Clandestinos. Vestidos de un modo que no les reconocemos más que si los miramos atentamente a los ojos. Y ninguno de nosotros osará mirarlos a los ojos. Salvo que esté enterado: Los antiguos dioses levantan la cabeza.


miércoles, 1 de junio de 2016

Y ahora que tienes el mar para ti solo...



Peter Churcher




Y ahora que tienes el mar para ti solo -le dije a mi Yo-, ¿qué es lo que vas a hacer con esa inmensidad?

Él miró hacia la línea donde confluían los dos mundos, muy quieto.  Barajaba recuerdos y alguna que otra promesa que había hecho con los dioses.  Tenía los bolsillos repletos de restos de cuerdas desatadas y cadenas rotas.

Y ahora, ¿qué es lo que vas a hacer con esa inmensidad?


sábado, 28 de mayo de 2016

Un animal nos sigue con la mirada atenta...



Midori Yamada





Un animal nos sigue con la mirada atenta, no sé si de amor o de deseo. Inmóvil, silencioso, aguarda a que reparemos en su presencia gris, su reposo de cazador que tal vez desea ser cazado, domesticado, rendido.


Por una vez, me he sentido pájaro.

 

viernes, 27 de mayo de 2016

Esa casa que solo conocemos de un sueño...




Alexi Zaitsev





Esa casa que solo conocemos de un sueño: Esa esquina y el árbol donde tal vez nos detuvimos muchas veces con otro cuerpo, otra mirada… Ese yo un poco ajeno que deambula por la calle de una ciudad que no existe más que detrás de nuestros ojos dormidos… 

¿Hay alguien esperando por nosotros junto a la puerta, atisbando sin ser visto desde el oscuro umbral? ¿Alguien nos ama sin nosotros saberlo, y aguarda un día y otro (una noche y otra) que regresemos al sitio de las sombras azules y la trepadora que estalla en una floración bermeja, tan familiares y al mismo tiempo tan lejanos de nuestra cotidiana percepción?